De vinos por Ámsterdam

Fue un noche fría, más gélida de como lo recordaba. No iba suficientemente abrigado y la llovizna impregnaba los recónditos espacios que mi chaqueta dejaba a la intemperie. Los trenes no estaban operativos, se había decretado una huelga dominical, y decidimos coger un servicio de autobuses que paliaban la inexistencia de transporte férreo hasta Central Station.

Las bicicletas impulsaban el aire de la ciudad, el pedaleo constante de los ciclistas a quienes no les importaba las condiciones adversas del atardecer. El hotel estaba al otro lado del canal donde los barcos turísticos estaban amarrados en el muelle. Desde el epicentro de la ciudad…

 

Los canales de Amsterdam y las bicicletas

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar nuestros servicios y la experiencia del usuario. Si continuas navegando, aceptas su uso de acuerdo con nuestra política de cookies

Política de cookies