La bebida que calma la sed en Semana Santa: la limonada

La Semana Santa ha llegado. Es tiempo del reencuentro con las amistades, con la familia y los recuerdos. Es tiempo de procesiones, de salir a la calle y compartir experiencias, las aventuras y viajes del primer trimestre del año. Es tiempo de mirar la aplicación meteorológica favorita y poner el punto de mira en el sol sin importar lo lejano que se encuentre.

De un modo u otro es la hora de las vacaciones, de echar la vista atrás y valorar hacia dónde vamos, qué hemos aprendido y sobre todo ¿tenemos nuevos sueños? Iniciativas, caminos inexplorados, viajes, personas.

En León, donde el proyecto Con mil amores comenzó hace casi una década, la tradición por excelencia durante esta época es la Limonada, una bebida integrada en la sangre de los habitantes de la ciudad durante la renombrada Semana Santa, como acontecimiento cultural, religioso y de atracción turística en una urbe que está de moda.

La limonada leonesa es una bebida refrescante elaborada a partir de vino de la zona, Prieto Picudo o Mencía, macerado con frutas, limones y naranjas, azúcar y canela. A partir de aquí las combinaciones son múltiples para dar el toque personal y diferenciador a dicho líquido que tiñe las calles entre procesión y procesión.

Hoy en día el suministro de limonada a los locales de la ciudad está regulado y el producto debe proceder de una empresa o bodega con su correspondiente registro sanitario y trazabilidad, aunque algunos establecimientos se encarguen de dar su toque personal y añadan alguna especia, como el clavo o el cardamomo.

No obstante, cada hogar tiene su propia receta; en la casa de mis padres se elabora desde hace más de treinta años y es degustada por toda la familia las mañanas de Viernes Santo al son de los tambores y bullicio de la Procesión de los Pasos declarada de Interés Turístico Internacional. Una de nuestras aficiones es recorrer las casas de nuestros tíos y primos que también crean su limomada y beberla como parte de la tradición inherente que llevamos dentro.

Escribimos este texto mientras viajamos en un tren hacia el sureste para impartir una clase en el Curso Internacional de Sumiller en el seno de la Escuela de Cocina de Valladolid. El miércoles regresaremos a nuestra ciudad, aunque a estas alturas de la vida tenemos tantas ciudades en la memoria, y con entusiasmo disfrutaremos de la limonada, la familia y lo que siempre quisimos recordar.

Canción recomendada: I Was doing all right-Dexter Gordon

Limonada: Prada a Tope.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar nuestros servicios y la experiencia del usuario. Si continuas navegando, aceptas su uso de acuerdo con nuestra política de cookies

Política de cookies